NUTRICION RECONSTRUCTIVA
Existen nutrientes esenciales por medio de los cuales el cuerpo recibe la material prima para realizar sus miles de funciones. Desde hace décadas, se sabe que la deficiencia de algunos de ellos, causan síntomas y enfermedades. Como ejemplo de esto citamos a continuación algunos ejemplos:
La vitamina A
La vitamina A es importante para los ojos y el sistema inmunológico. La deficiencia en vitamina A puede originar ceguera nocturna y diarrea.
La vitamina B
Un síntoma de que una persona carece de vitamina B es cuando su salud se altera o se disminuye poco a poco. Esto se debe principalmente porque la vitamina B es responsable de tantas actividades en el sistema como la transmisión de los nervios, la diferenciación celular, el ritmo cardíaco del pulso, la digestión, la contracción muscular, la función del cerebro, la producción de energía a través de los procesos.
La vitamina C
La falta de vitamina C puede ocasionar escorbuto. En los adultos, la falta o deficiencia tiene su origen en una dieta baja de vitamina C.
La vitamina D
La deficiencia en vitamina D tiene sus raíces en la exposición inadecuada a la luz del sol. Los trastornos límite de la absorción de los nutrientes en el cuerpo no pueden fijar los metabolitos.
Su falta afecta también la mineralización ósea haciendo los huesos más débiles. En los niños puede presentarse raquitismo y en los adultos, osteomalacia, también contribuye a la osteoporosis.
El raquitismo es una enfermedad infantil que se define como el crecimiento impedido o deformidad de los huesos. La osteomalacia es un trastorno en el que los huesos se vuelven más delgados y se presenta en adultos. El músculo se debilita y los huesos se vuelven frágiles. La osteoporosis es la condición donde se reduce la densidad mineral ósea y torna los huesos más frágiles.
El raquitismo es un problema de salud importante en los Estados Unidos. Esta es la razón por qué los estadounidenses se les anima a beber leche. De hecho, muchas celebridades, atletas e iconos políticos han prestado sus servicios en el ‘Got Milk’, anuncio para aumentar el consumo de leche.
La falta de vitamina D también está asociada a la susceptibilidad a otras enfermedades como la tuberculosis, el cáncer, la hipertensión arterial, la esclerosis, el dolor crónico, la enfermedad periodontal, el trastorno afectivo estacional, la depresión y la esquizofrenia.
LOS MINERALES
Nuestro cuerpo aprovecha los minerales para muchas funciones distintas, incluyendo la formación de huesos, la producción de hormonas y la regulación de la frecuencia cardiaca, entre otras; por el contrario, la falta de éstos se asocia a distintas enfermedades.
  1. Cromo. Esteminerales vital para metabolizar grasas y azúcares, por lo que su deficiencia da lugar a enfermedades como la resistencia a la insulina,diabetes mellitus, enfermedades cardiacas y obesidad.
  1. Selenio. La falta de estemineralpuede provocar la deficiencia de células supresoras naturales, necesarias para atacar a las células que han sido infectadas por algún tipo de virus. Además de problemas de próstata, debilidad, cáncer (por efecto de radicales libres), enfermedades de la piel (caspa, acné) e infertilidad.
  1. Zinc.Mineral indispensable para un óptimo sistema inmunológico, su deficiencia nos hace más propensos a contraer infecciones víricas y bacterianas, problemas en las funciones sexuales y cerebrales, se eleva el riesgo de cáncer de próstata, de infertilidad, bajo crecimiento, y mala circulación y cicatrización.
  1. Yodo. Su deficiencia puede ocasionar retraso mental, desarrollo anormal en los niños, una falta de desarrollo en los lactantes llamado cretinismo,hipotiroidismo,obesidad, problemas en los tejidos mamarios (fibrosis quística).
  1. Flúor. Micromineralesencial para la salud ósea. La falta de flúor se asocia a mayor riesgo de caries, reducción del esmalte dental, debilidad ósea, osteoporosis, fracturas, y sordera progresiva con la edad (afecta a huesos del oído).
LAS Proteinas
Las proteínas son imprescindibles para nuestro organismo, forman nuestros músculos, los anticuerpos de sistema inmune, las enzimas digestivas, las hormonas y trasportan el oxígeno en la sangre entre otras muchas funciones vitales. Están compuestas de aminoácidos, algunos de los cuáles puede fabricar nuestro cuerpo, si cuenta con los nutrientes adecuados, y otros que no puede fabricar y de los que dependemos de la dieta como única fuente (aminoácidos esenciales).
Por término medio, un adulto necesita 0,8 g de proteínas por kg de peso al día, siendo las necesidades más altas en niños y adolescentes, mujeres embarazadas y otras condiciones de alta demanda (deportistas, algunas situaciones médicas).
Principales síntomas de déficit proteico
  1. Anemia: debido a la participación de las proteínas en el transporte de oxígeno en sangre y formación de los glóbulos rojos.
  2. Hipoglucemia: se debe a la alteración del equilibrio entre la insulina, el glucagón y otras sustancias de naturaleza proteica que intervienen en el metabolismo de los hidratos de carbono
  3. Edema: acumulación de líquido bajo la piel. Afecta principalmente a extremidades inferiores aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.
  4. Pérdida de peso: las proteínas de los músculos es utilizada por el organismo como fuente proteica para cubrir necesidades vitales. La pérdida de masa muscular provoca una pérdida de peso severa.
  5. Cabello muy frágil: el cabello se vuelve frágil por falta de proteínas para formarlo. Puede llegarse a experimentar un caída capilar severa.
  6. Líneas en las uñas: líneas blancas que recorren las uñas de pies y manos de arriba a abajo pueden ser signo de que el organismo no dispone de las proteínas que necesita. Líneas transversales pueden indicar un déficit de proteínas pasado.
  7. Piel pálida: la piel se vuelve pálida debido a la anemia o falta de hierro que suele acompañar al déficit de proteínas.
  8. Erupciones cutáneas: aparecen en déficit severos y puede ir acompañado de descamación y piel muy seca.
  9. Debilidad general, desmayos: la pérdida de masa muscular y la anemia pueden llevar a un estado de debilidad general. El déficit de proteínas también puede provocar niveles de azúcar bajos que se suma a este síntoma, puede llegar a producir desmayo.
  10. Cicatrización y recuperación lenta, sistema inmune debilitado: la reparación de tejidos necesita aminoácidos para el proceso y su déficit hace que la reparación de tejidos sea mucho más lenta. El sistema inmunitario en general se ve muy afectado.
  11. Dificultad para dormir: la falta de algunos aminoácidos esenciales puede conducir a una deficiencia de serotonina, un neurotransmisor implicado en el sueño.
  12. Dolor de cabeza: la anemia, niveles de azúcar, falta de sueño, y otras consecuencias del déficit de proteínas provocan frecuentemente fuertes jaquecas.
  13. Síntomas emocionales: el déficit de proteínas también provoca algunos síntomas emocionales. Entre ellos destacan irritabilidad, depresión severa y ansiedad.
LAS ENZIMAS
Las enzimas son proteínas que se producen en los organismos vivos y que hacen posible que se lleven a cabo reacciones metabólicas. Existen diferentes tipos de enzimas: digestivas, metabólicas y dietéticas, si bien el déficit de enzimas digestivas es el que más afecta tanto a la digestión como a la absorción y aprovechamiento de los nutrientes.
Carencia de enzimas digestivas
La digestión de los alimentos tiene lugar gracias a la acción de estas enzimas. Existen tres tipos de enzimas digestivas, las proteolíticas, necesarias para digerir las proteínas; las lipasas, para digerir las grasas; y las amilasas, necesarias para digerir los hidratos de carbono. La mayor parte se forman en el interior de células presentes en la boca, el estómago, el páncreas y el intestino delgado, es decir, a lo largo del tubo digestivo y en glándulas anejas.
El déficit de estas enzimas afecta a la absorción y aprovechamiento de los nutrientes ya que las proteínas, hidratos de carbono y grasas, sin la presencia de enzimas, no pueden fraccionarse y dar lugar a sustancias más sencillas que puedan pasar al torrente sanguíneo para poder ser utilizadas por nuestras células. Además esto puede dar lugar a procesos de fermentación y putrefacción de los alimentos que han quedado parcialmente digeridos, lo que causa la aparición de distintos síntomas como dispepsia (digestiones difíciles), flatulencia o aerofagia (exceso de gases), problemas de la piel, astenia o fatiga, dolores musculares o articulares y reacciones alérgicas, entre otros.
LAS GRASAS
Las grasas saludables son necesarias para las funciones normales del  cuerpo , el desarrollo de hormonas y la absorción de vitaminas. Por el contrario, las grasas no saludables como las saturadas y las trans aumentan el riesgo de ciertas enfermedades, incluyendo ataques cardiacos y derrames.
Una dieta baja en grasa no necesariamente reduce el riesgo de una enfermedad. El consumo inadecuado de grasa dietética puede producir enfermedades psicológicas como la depresión. Según la revista “Psychology Today”, la depresión grave a menudo es el resultado de la disfunción de la serotonina. La serotonina es un neurotransmisor en el cerebro que contribuye a los sentimientos de tranquilidad y bienestar. Inhibe el comportamiento impulsivo causado por el estrés en los individuos saludables. La disfunción puede llevar a un comportamiento hostil, irritabilidad y ansiedad. Una dieta baja en grasa puede contribuir a perjudicar el funcionamiento disminuyendo las grasas necesarias en las membranas de las células nerviosas.
Como podemos ver, todos los nutrientes son necesarios para disfrutar de una salud optima.
El  Programa NUTRICION RECONSTRUCTIVA, analiza y considera todas sus necesidades nutricionales y le sugiere un Programa de Nutricion a su medida, de modo que pueda cumplir las demandas diarias de su cuerpo. La salud, comienza por la nutrición, por esta razón, cuando existe alguna enfermedad, no cabe la menor duda, de que existe también una deficiencia.
NUTRICION RECONSTRUCTIVA, es el camino seguro hacia una recuperación total.
Llame para una evaluación gratuita. 855 311 0411